Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Literatura  Española e Hispanoamericana del siglo XX clase del martes 15/04/2014

Profesora: Concha González

Elvira Lindo

Elvira Lindo Garrido nació en Cádiz en 1962. A los doce años se traslada a Madrid, allí comenzará la carrera de Periodismo, pero la abandona para dedicarse a la radio y la televisión trabajando como locutora, actriz y guionista.

Su primera novela, basada en uno de sus personajes radiofónicos, adquiere un éxito inesperado. Manolito Gafotas, un niño del barrio madrileño de Carabanchel se convierte en un personaje que atrae a niños y mayores y en el protagonista de sus tres siguientes novelas.

En 1994 estrena en el teatro La ley de la selva, y vuelve al teatro diez años después con La sorpresa del roscón.

En 1998 publica la novela El otro barrio, que la aleja momentáneamente de Manolito Gafotas, y de la literatura infantil, para volver a este personaje en ese mismo año con Manolito on the road.

Comienza su faceta de guionista de cine coescribiendo, junto a Miguel Albaladejo, La primera noche de mi vida, y al año siguiente adapta Manolito Gafotas al cine. En 2000 adapta la novela del escritor Antonio Muñoz Molina, con quien está casada, Plenilunio.

No escribe, sin embargo, los guiones de las siguientes adaptaciones, tanto al cine, como a la televisión, de su personaje Manolito Gafotas.

Colabora asiduamente en diversas revistas y diarios, como El País, como columnista; gran parte de sus artículos se reúnen en una serie de libros titulados Tinto de verano.

Elvira Lindo

Obras

  1. Manolito Gafotas. Madrid: Alfaguara, 1994. Novela.
  2. ¡Cómo molo!: (otra de Manolito Gafotas). Madrid: Alfaguara, 1995. Novela.
  3. Manolito Gafotas. Madrid: Alfaguara, 1995. Audio.
  4. Pobre Manolito. Madrid: Alfaguara, 1996. Novela.
  5. La ley de la selva. Madrid: Visor Distribuciones, S.A., 1996. Teatro.
  6. Olivia y la corte de los Reyes Magos. Madrid: SM, 1996. Cuento.
  7. Pobre Manolito. Madrid: Alfaguara, 1996. Audio.
  8. La abuela de Olivia se ha perdido. Madrid: SM, 1997. Cuento.
  9. Olivia no quiere bañarse. Madrid: SM, 1997. Cuento.
  10. Olivia no quiere ir al colegio. Madrid: SM, 1997. Cuento.
  11. Olivia no sabe perder. Madrid: SM, 1997. Cuento.
  12. Olivia y el fantasma. Madrid: SM, 1997. Cuento.
  13. Manolito Gafotas en la radio. Madrid: Alfaguara, 1997. Audio.
  14. Olivia tiene cosas que hacer. Madrid: Alfaguara, 1997. Cuento.
  15. Los trapos sucios de Manolito Gafotas. Madrid: Alfaguara, 1997. Novela.

Ganadora del Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 1998

  1. El otro barrio. Madrid: Ollero y Ramos Editores, 1998. Novela.
  2. Manolito on the road. Madrid: Alfaguara, 1998. Novela.
  3. Manolito Gafotas, 1998. Guión de cine.
  4. La primera noche de mi vida, 1998. Guión de cine.
  5. Yo y el imbécil. Madrid: Alfaguara, 1999. Novela.
  6. Charanga y pandereta. Cuento. En: Cuentos solidarios. Madrid: ONCE, 1999, pp. 53-58. Cuentos.
  7. Bolinga. Granada: Proyecto Sur de Ediciones, 2000. Cuento.
  8. Ataque verbal, 2000. Guión de cine.
  9. Ser compañera. Ensayo. En: Ser mujer. Freixas, Laura (ed.) . Madrid: Temas de Hoy, 2000, pp. 17-37. Ensayos.
  10. Amigos del alma. Madrid: Alfaguara, 2000. Cuento.
  11. Plenilunio, 2000. Guión de cine.
  12. El cielo abierto, 2001. Guión de cine.
  13. Tinto de verano. Madrid: Aguilar, S.A. de Ediciones, 2001. Artículos.
  14. Manolito tiene un secreto. Madrid: Alfaguara, 2002. Novela.
  15. Algo más inesperado que la muerte. Madrid: Alfaguara, 2002. Novela.
  16. Tinto de verano 3:Otro verano contigo. Madrid: Aguilar, S.A. de Ediciones, 2003. Artículos.
  17. La sorpresa del roscón, 2004. Teatro.
  18. Una palabra tuya. Barcelona: Seix Barral, 2005. Novela.Ganadora del XIX Premio Biblioteca Breve 2005
  19. Lo que me queda por vivir. Barcelona: Seix Barral, 2010. Novela.
  20. Don de gentes. Madrid: Alfaguara, 2011. Novela.
  21. Lugares que no quiero compartir con nadie. Alfaguara, 2011. Novela.

Elvira Lindo Don de Gentes

 

El PAÍS                                                                                    Domingo, 10 de diciembre de 2006

OPINIÓN: DON DE GENTES

 

El sofá-cama

Lo que nos une a los españoles son los puentes, sobre todo los de la mitad de semana, y aunque no crean en la Constitución o en la Inmaculada, se lo toman de todas formas.

Hay algo peor que vivir en Nueva York. Vivir en Nueva York y tener un sofá-cama. Hay algo peor que vivir en Nueva York y tener un sofá-cama, vivir en Nueva York, tener un sofá-cama y ser español. Ser español significa pertenecer a un país en el que hay unas construcciones temporales que se llaman puentes. Es complicado explicarle a un pobre americano que carece del concepto de ‘vacación pagada’ qué es eso a lo que un español llama ‘puente’. Lo intento explicar de la mejor manera que sé: pues esto es que, por ejemplo, tenemos fiesta en un día intermedio de la semana y nos tomamos la semana entera. Si los españoles somos funcionarios, podemos además echar mano de unos días de asuntos propios llamados los moscosos en honor a un ministro que hubo al que se le recuerda con inmenso cariño. Hay puentes del Estado, puentes autonómicos y puentes de los Estados-nación. Hay puentes como éste, le explicas al ya aturdido americano, en el que los españoles por una vez en la vida nos ponemos de acuerdo y, aunque no creemos ni en la Constitución ni en la Inmaculada, ¡nos tomamos el puente! ¿Es que no es bonito el diálogo, ponerse de acuerdo en lo fundamental, que pongamos el acento en lo que nos une y no en lo que nos separa? Lo que nos une, a día de hoy, en el puzzle español, son los puentes. Y esto enlaza con mi idea ulterior: si vives en Nueva York, tienes un sofá-cama y eres español, la has cagado, por decirlo de manera sutil. Cada dos por tres ese sofá-cama estará ocupado por españoles de puente. El español no emigra, el español va de puente. En este puente de la Inmaculada no había forma de entrar a una tienda sin encontrarte a un español. “¿Qué pasa hoy, nos preguntó una camarera, que sólo estoy sirviendo a españoles?”. Esta camarera desconocía el concepto ‘puente’, esta maravillosa construcción cultural inexportable a países como éste. Si vives aquí, en la Gran Patata, y tienes un sofá-cama y llega el extraordinario puente de la Constitución o de la Inmaculada, habrás de servir de guía a unos individuos que han venido a dormir en tu sofá. Como tú estás de contemplar Manhattan desde el puente de Brooklyn concretamente hasta las narices, les proporcionas la Metrocard, les das la guía Aguilar y les mandas a la calle, pero al español le gusta el amontonamiento y quiere que le acompañes. Los acompañas. Te vas con los ocupantes del sofá-cama a una misa de Harlem y allí te encuentras en el puente de la Inmaculada una cola de 200 personas para entrar a la iglesia. ¿De dónde proceden esos fieles que pasan frío a las diez de la mañana de un domingo? De la España plural. Algunos vienen a un hotel, otros, a un sofá-cama de un amigo. Entramos al fin en la iglesia y lo que ocurre a continuación es extraordinario. El templo se llena de españoles que sacan fotos, pero como los negros a los que venían a fotografiar no aparecen, de momento, por ninguna parte, sacan fotos a otros españoles que están en un templo de Harlem. Nosotros mismos, de vez en cuando, sentimos que un flash nos alumbra la cara. Como nos hemos metido en una iglesia episcopaliana que tiene una liturgia mucho más formal que la baptista, los fieles españoles nos empezamos a aburrir porque lo que queremos los fieles españoles no es un coro normal y corriente, lo que nosotros queremos es que los negros levanten las manos al cielo y todo acabe un poco como en Sister Act, con creyentes a lo Whoppi Goldberg. Nos vamos porque la fe no nos da para tanto. Pero luego nos vamos encontrando con los mismos españoles en los puntos calientes de la guía: la exposición del fusilamiento de Maximiliano de Manet en el MOMA, la tienda de Prada que diseñó Rem Koolhas, el Katz Delicatessen, ese templo del pastrami en el que el dueño/a del sofá-cama siempre dice: “En esta mesa es cuando Meg Ryan finge el orgasmo en Cuando Harry encontró a Sally”. Al principio, los visitantes-ocupantes del sofá-cama hacen una exaltación de la comida mediterránea y una denuncia pública, quiero decir, que te lo dicen en plena calle, de la basura alimenticia norteamericana. Y tú, dueña del sofá-cama, viéndolos tan concienciados (…), les llevas a un restaurante de ensaladas y hortalizas. Los pobres ocupantes se quedan muy decepcionados y te confiesan, como si fuera una travesurilla, que ellos quieren ponerse como cerdos durante siete días a comer hamburguesas. Y es lo que hacen. Durante siete días, todos los ocupantes consecutivos que mantienen caliente la temperatura del sofá-cama de mi hogar se dejan llevar al PJ Clark’s, al Jackson Hole, al Steak House, donde encontramos a otros tantos españoles haciendo lo propio, y allí todos ellos se comen la hamburguesa con los dos panecillos, la untan de ketchup y mostaza, no perdonan la cebolla ni los pepinillos ni las patatas fritas, se beben dos o tres cervezas para acompañar(…). Y se toman tres o cuatro Stellas. Los ocupantes del sofá acumulan muchos gases, claro. Natural, con esa alimentación. Cuando están a punto de marchar, llenos de bolsas, con los pies destrozados y la barriga como un bombo te dicen, como al principio, que la alimentación americana es destructiva. Serán capullos. Cuando se van yo me siento en el sofá-cama.

Casa llena, casa vacía. Seré tonta, ahora les echo de menos. Pero llegarán otros puentes, llegarán otros moscosos y tararearé la copla: “La Quinta Avenida cómo reluce, cuando suben y bajan los andaluces”. En el viaje de vuelta, hoy domingo, los ocupantes del sofá-cama vuelven melancólicos a España, pero, como a todo español, la melancolía se les curará criticando, dirán: “Tengo la espalda reventada, ¡menuda mierda de sofá-cama que tienen estos!”.

Roses Turn

 

DON DE GENTES | OPINIÓN                                 1 Nov 2009

La princesa y la mendiga

Morir de éxito. En Nueva York muchos de los restaurantes, tabernas o pubs se están muriendo de éxito. No hablo de esos establecimientos que la célebre guía Zagat anuncia como lugares “para ver y ser visto”, me refiero a esos pequeños locales emblemáticos que contribuyen a las relaciones de barrio y en los que uno se refugia del tiempo odioso del invierno para consolarse con una copa y unos clientes aficionados a pegar la hebra. Estos lugares no cierran por falta de clientes sino por la codicia de los propietarios que en tiempos de bonanza subieron los alquileres de tal manera que han convertido las aceras en una sucesión de carteles de “se alquila”.

Uno de aquellos lugares era Rose’s Turn, donde yo me solía acercar cuando el alcohol de la cena había hecho su efecto y querías compartir esos momentos de felicidad ilusoria. El Rose’s Turn era un sótano tan acogedor como sucio, tan oscuro como alegre; era lógico sospechar que entre tus pies corrían cientos de ratones, que al calor de esa oscuridad y de las canciones de Broadway debían vivir a sus anchas. En el Rose’s Turn se cantaba. Los camareros eran cantantes profesionales. Tenía algo de bar de ambiente sin serlo. (…). Tras la barra solía reinar una negra de unos sesenta años, compacta: el pecho y el abdomen unidos de tal manera que parecía uno de esos taberneros orgullosos que llevan la barriga siempre un paso por delante de ellos. Para rematar ese aspecto solía lucir un sombrero de cowboy. Era una dama dura a la que le traicionaban los ojos, que despertaban una simpatía inmediata. Se llamaba, se llama, Terri White. Cuando el ambiente estaba caldeado y la gente tan borracha como para desatar sus emociones, Terri se colocaba tras el micrófono y cantaba con mucha garra la canción de la carcelera de Chicago o uno de esos estándares trágicos en los que se cuenta lo poco que te quiere la gente cuando las cosas te van mal. A Terri le caían entonces dos lagrimones, tan compactos como su abdomen, enormes, que le mojaban la cara entera y nos encogían el corazón. Entonces, como si quisiera saborear en soledad los viejos fracasos, salía de la taberna a fumarse un cigarrillo. De vez en cuando esa cantante con pinta de sheriff sacaba a alguien del público a cantar. Una noche la tomó conmigo y, atemorizada ante su autoridad, canté, “Bésame mucho, como si fuera esta noche la última vez…” Repetí esta frase cuatro veces y luego me bloqueé. Patético. “No importa, me dijo ella, se nota que has puesto todo tu corazón en esas palabras”. Era muy sarcástica. Pero, ay, Rose’s Turn, ese refugio para amantes de las viejas canciones, cerró, y a Terri la perdí de vista hasta que esta semana vi su rostro en el periódico con una historia a la altura del personaje: al cerrar la taberna se quedó sin trabajo y a consecuencia de eso y de la ruptura con su novia perdió su apartamento. Durmió durante tres meses en un banco de Washington Square, a dos pasos del viejo pub, rodeada de mendigos que en su día también tuvieron piso y trabajo. Por orgullo no le dijo a nadie que estaba en la calle. Con lo que ganaba cantando una noche en un pub mantenía su móvil, se alimentaba de fideos chinos y lavaba la ropa. Una noche, un policía que la admiraba de las veladas del Rose’s Turn la vio caminando de madrugada por la plaza. Ella, la que fuera reina de la vitalidad, parecía el fantasma del desconsuelo. El policía se puso manos a la obra y le encontró un apartamento gratis. Terri fue recuperándose de la depresión, volvió a enamorarse y ahora ha vuelto a Broadway, donde en su juventud cantó con Liza Minnelli y donde en su madurez la rechazaron. ¿Es éste un final feliz? No creo. Lo sería si se contara en el cine. Es una historia tan cinematográfica como genuinamente americana: tocar fondo y levantarse, morir y renacer, reinventarse, tener más vidas que un gato. Lo que nunca se cuenta es lo que uno se deja en el camino (…)

“El rey negro” Don de gentes (Alfaguara 2011)    

Sólo por un día, la abuela de Barack Obama, la mujer que lo crió, no llegó a ver a su nieto como presidente de Estados Unidos. Por fortuna, había formado parte de ese treinta por ciento de votantes que emitieron su voto en los días previos. Así que murió con su misión cumplida. Esa última misión ha sido compartida por mucha gente, sobre todo por abuelas negras. Escucho en la radio que en un colegio electoral, el encargado de la mesa pidió a los ciudadanos que allí se encontraban que pararan su actividad durante unos segundos: una anciana de ochenta y cinco años estaba a punto de votar por primera vez en su vida. La gente reaccionó aplaudiendo. No es la letra pequeña de la historia; el viaje que había hecho esa anciana desde su casa hasta esa anacrónica cabina de votación contenía el sueño de Luther King, cuarenta años después de su asesinato. El sueño fue expresado por el doctor King de una manera tan sencilla como poética: “Queremos una sociedad racialmente ciega”. (…)Frente al estereotipo del negro (tan aplaudido por el blanco paternalista, sea liberal o conservador) que sólo brilla en deportes o en esa estética violenta de ciertos movimientos musicales, Barack Obama se presenta como un modelo a seguir: elegante, tranquilo, con una capacidad abrumadora para la oratoria, y eso, habiendo surgido de una clase a la que cada vez le cuesta más dar el salto de la clase media. El martes, el día ya histórico de su elección, yo me encontraba a las puertas del Carnegie Hall para asistir a una actuación poco americana, o mucho, según se mire, porque éste es un país de inmigración.

El rey negro

Estaba allí para ver a Joan Manuel Serrat. Ya en la puerta había un murmullo de mil acentos latinos que conformaban una especie de babel hispanohablante. La tarde tenía, aunque no hacía frío, un aire navideño, de víspera de Reyes, tal vez por la escasez de tráfico y un algo contenido en las miradas, esa alegría prudente ante un regalo que uno no está seguro de si va a recibir. Entre el gentío me encontré con un amigo americano que me confesó haber votado con emoción. “Durante toda esta campaña”, me decía, “Obama me ha impacientado en algunas ocasiones, sentía que le faltaba ese mínimo de agresividad necesario para una pelea tan dura, no entendía esa actitud tan zen; ahora me doy cuenta de que, aparte de que él sea un hombre sereno, un negro (él decía afroamericano, claro), no puede dejarse llevar por la cólera en público como un blanco, porque eso habría hecho un tremendo favor al viejo estereotipo que persigue al negro americano y que algunos negros jóvenes obedecen casi como un rasgo identitario: el cabreo permanente con el mundo”.

Entramos en el Carnegie. Lleno, lleno hasta la bandera, y la bandera en el Carnegie está pero que muy alta. El concierto comenzaba a las ocho, justo cuando empezaban a salir resultados que mi amigo catalán me iba mostrando en el iPhone, esa ventanita luminosa que nos comunicaba con el exterior; pero la realidad estaba también allí dentro, en esa multitud que recibió al ídolo puesta en pie, entregada antes de que abriera la boca. No he visto nunca en el Carnegie una devoción comparable.(…) Según fue avanzando el concierto, la barrera entre el público y el escenario se iba rompiendo y el público se levantaba y le pedía a gritos canciones: “¡Las nanas de la cebolla!, ¡El pueblo blanco!, ¡Lucía!”. El cantante respondió con sorna: “Aprecio mucho el conocimiento que tienen de mi repertorio”. La sorna estuvo todo el tiempo presente en sus comentarios, como si el cantante se hubiera convertido en cómico con el paso de los años. Los acomodadores, acostumbrados al disciplinado público anglosajón, se acercaban a llamar la atención a esos espectadores que, de vez en cuando, hacían fotos con el teléfono móvil. Pero fueron incapaces de controlar el divertidísimo desmadre que se acabó organizando. La gente se fue levantando de sus butacas y se acercaban, cada vez más, al escenario, para retratarle. Ya no eran móviles, sino directamente cámaras de vídeo. Llegó un momento en que aquello parecía una rueda de prensa. Algún espectador se acercaba al escenario para que otro le sacara la foto con Serrat detrás. Fue tan anárquico, tan distinto de lo que se puede ver aquí en un teatro como éste, tan espontáneo y tronchante, que cuando el niño del Poble Sec cantó Para la libertad, los versos de Miguel Hernández sonaron como el himno que certificaba lo que allí mismo estaba pasando. Una, dos, hasta cinco veces tuvo que salir a complacer a un público que no estaba dispuesto a dejarle marchar. “¿Tienen tiempo?”, dijo él, “porque si no tienen tiempo, lo dejo”. Risas y aplausos. En algún momento, de forma sutil, dejó ver la impaciencia que sentía por los resultados, sobre todo cuando cantó Hoy puede ser un gran día. Lo fue. A la salida, la alegría podía ya manifestarse abiertamente: el paquete de la incertidumbre se había abierto, y ahí estaba el regalo, en manos del Rey Negro.

SUGERENCIAS: 

Proyecto LectorProyecto Lector I.E.S

ManolitoGafotas450

.
Argumento:
Manolito Gafotas es uno de los personajes más famosos del “mundo mundial”. Este chaval de Carabanchel Alto nos ofrece, a través de sus gafas, una visión del mundo rebosante de humor. ¿Manolito es un chico magnífico, inimitable!. Junto a él, y junto a su hermano el Imbécil, su abuelo Nicolás y, por supuesto, toda la pandilla, vivirán divertidas aventuras.
Opinión:
¡Es muy gracioso! y hay muchas aventuras. ¡Lo recomiendo!Anahi Moreno Martínez. 13 años ( Alumna de 2º de ESO C)

 

Elvira Lindo Blog

.

4 Personajes de Lugares Que No Quiero Compartir Con Nadie

.