Etiquetas

,

Seguía lloviendo. Hacía días y días que no paraba de llover. Caminaba a paso ligero muy pegado a las fechadas. Un negro simpático me ofreció un paraguas que yo rechacé sin que él entendiera el por qué. No me gusta caminar con un paraguas, aunque me gusta mucho “Cantando bajo la lluvia”. No llevaba ni siquiera el sombrero de Gene Kelly, lo tengo en casa, pero no me lo pongo nunca. De todos modos al final él tampoco se protegía, le gustaba sentir la lluvia. Ya sé que era un lluvia templada creada por Hollywood, pero era una lluvia cantadora y muy simpática.

1007 - ECHOSPero mi lluvia sí que mojaba, el agua chorreaba también desde los techos, tenía que pararme. Vi un portal abierto y me refugié dentro. Era un suntuoso zaguán milanés, todo de mármol y al fondo una preciosa cancela de hierro forjado que daba a un patio maravilloso que con este diluvio parecía un claro en la selva amazónica. A izquierda en el zaguán había un escalera de entrada que daba al interior de la casa y al lado un placa de cobre con la inscripción “Escuela de modelos”.

Llovía cada vez más fuerte, apenas se veía afuera, cuando, repentinamente, oí taconear detrás de mi, me di la vuelta y la vi. Una mujer estupenda ondulaba con un paso decidido en mi dirección. Tenía el pelo oscuro recogido en un moño desordenado, llevaba vaqueros estrechos que resaltaban su cuerpo perfecto y sobre todo se entreveía sus pechos que temblaban ligeramente bajo su blusa con cada movimiento que hacía. Todo en ella evocaba una mujer.

Me esperaba que al llegar donde yo estaba, se hubiera parado, que se hubiera dado la vuelta y, con ese paso típico de las modelos,  hubiera caminado hacia la cancela poniendo un pie exactamente delante del otro, encaramada encima de sus tacones de 12 cm. Después se habría dado de nuevo la vuelta y, como en una barca ondulando en un mar invisible, me habría ofrecido la contemplación de su cuerpo casi desnudo, mientras se acercaba de nuevo a mi.

– ¿Me podría  prestar su abrigo?- preguntó con acento indefinible.

– Con esta lluvia no puedo volver así a mi apartamento.

Me quité el abrigo y se lo di. Ella me dio su tarjeta de visita, se puso el abrigo por encima de la cabeza para proteger su pelo y se precipitó corriendo bajo la lluvia. Permanecí un momento aturdido, pero en seguida, mirando hacia arriba, vi que asomaba un pedazo de cielo azul.

JEAN CLAUDE FONDER