Etiquetas

, , ,

Antonio Íbero Layetano (alias el Bicho raro) banner

 

AMOR,  DOLOR  y  COLOR
-El corazón tiene sus razones, que la razón desconoce-

02Debo admitir que hasta hace poco desconocía la vida de este volcán artístico llamado Frida Kahlo.
Antes de conocer a mi consorte pude admirar sus cuadros, pero hasta la fecha ciertos aspectos y comportamientos relacionados con su arte resultan un enigma para mí. A pesar de haber colaborado con dos galerías y de haber estado en contacto con los artistas que exponían, siendo como soy un apasionado de la pintura, empiezo a creer, que para ser un verdadero artista hace falta haber conocido la miseria o el dolor. Tal vez mi opinión sonará romántica, quizás debido a la nostalgia de un pasado  bohemio, pero tras la lectura de la vida de varios pintores famosos parece que mi teoría se confirma. Toulouse Lautrec, Van Gogh, Gauguin, Munch, Modigliani por ejemplo, fueron víctimas de la sífilis, de la gonorrea, del alcohol, del opio, del dolor, de la tuberculosis, por no hablar de la terrible absenta.
Mi deseo sería poder penetrar en el cerebro de mi compañera, para averiguar el rincón donde nace la inspiración, pues en las Academias de Bellas Artes se aprende la técnica, pero no el don de la creación, que no es el del copiar.
Teniendo necesidad de algunas informaciones para poder escribir este artículo, ¿A quién mejor podía yo preguntar, que a la persona con la cual convivía? ¿Cómo podía llamar su pintura, figurativa, expresionista, futurista?…  ¡Casi me mandó a hacer puñetas!

Casualmente he hallado dos expresiones que me consuelan. La primera es la del Doctor Gachet que en Amberes se ocupó de Van Gogh, que afirmaba: ”Sin un granito de locura no existiría arte”. La segunda ignoro de quien sea y dice: “El arte es como las mujeres, difícil de entender, pero embriagador”.

Son varios los motivos que me empujaron a escribir sobre Frida, pero los principales fueron su voluntad de luchar por la vida y su nombre, que  le dió su padre: Freiheit, que en alemán signífica Libertad.
El padre de Frida era un fotógrafo alemán emigrado en México. El nombre Frida le fue impuesto a la futura artista por el cura que la bautizó, que naturalmente  desconocía el alemán y no sabía pronunciarlo.

Habiéndome interesado últimamente por la Antropología he hallado un artículo escrito por Ángeles Caso, sobre la pintura rupestre, o sea el arte en el período cavernícola, para romper una lanza en defensa de las mujeres artistas. El mencionado artículo se titulaba También las mujeres sabían pintar y a continuación cito algunos párrafos:

“Fueron reales y triunfaron. La gran pregunta es por qué no aparecen en los libros ni vemos sus obras en los museos. La  respuesta la tienen los hombres que han ejercido como historiadores, críticos y conservadores.
Un amanecer de hace 25.000 años, en un lugar cercano a lo que hoy llamamos el mar Cantábrico, un grupo de hombres se abrió paso monte arriba entre los acebos y los tojos, camino de una gruta en cuya oscuridad se adentraron iluminándose con grasientas teas. Aquella mañana milagrosa,  sobre las paredes de la caverna dejaron la representación pintada o grabada de los animales de su entorno, caballos, bisontes o ciervos. Y una curiosa cantidad de siluetas de manos, que lograron hacer colocando sus palmas contra la piedra, y escupiendo alrededor pigmento de ocre.
Sí, el arte paleolítico lo hicieron los varones. Eso es lo que siempre imaginamos: eran ellos quienes se dedicaban a esta actividad religioso-artística. Hombres cazadores y brujos, y también pintores. Pero ¿por qué éllos? ¿Hay pruebas qué demuestren autoría masculina?. Existen pruebas, en efecto, pero no en ese sentido.   Los expertos siempre pensaron que, dadas las diferencias de tamaño, buena parte de las manos plasmadas en las cavernas debían ser manos de mujer. Ahora un programa informático diseñado por científicos del Centre Nacional de Recherche Scientifique (el CISC francés), lo ha demostrado, algo más de la mitad de esas siluetas corresponden, por sus medidas y su morfología a cuerpos femeninos. Las mujeres estuvieron allí, y podemos suponer que participaron igualmente en la representación de estas figuras. En el paleolítico hubo mujeres “artistas”, que pintaron en las grutas entremezcladas con los hombres. Si nunca nos las imaginamos en esa tarea es sin duda a causa de ese prejuicio tan asentado en nuestros cerebros que nos lleva a creer que casi todas las cosas importantes de la humanidad, salvo parir– las han hecho los hombres…”

01Para poder comprender, criticar o apreciar la obra de Frida hace falta conocer el carácter del pueblo mexicano, su relación y su familiaridad con la Muerte, y tener en consideración el estado físico de la artista, así como la época en que estos hechos se desarrollaron.
En el joven blog del Instituto Cervantes se puede leer de todo un poco, hay para todos los gustos. Los lectores, especialmente los drogados de la lectura, sabemos apreciar y distinguir los relatos vividos. Ahora bien el que últimamante he tenido la ocasión de leer en ocasión de la fiesta de los Difuntos en México lo he apreciado verdaramente y me ha ayudado en mi tarea. La autora del blog es una simpática señora, mexicana de pura cepa. Su narración llena de color, de alegría y de simpatía, con sus calaveritas de azúcar han logrado despertar en mi cabeza la memoria de las películas y las canciones que estaban de moda en aquellos momentos, que  cantábamos en los años 40: La higuera se secó, Dicen que soy hombre malo…Para subir al nopal…México lindo y querido, si muero lejos… Jaliscos no te rajes…”.
Para nuestras jóvenes orejas fue como un viento revolucionario, liberador, como si hubiesen llegado al galope, de más allá de los mares millares de charros mexicanos armados hasta los dientes, guiados por un nuevo Pancho Villa, para derrocar al tirano, que nos había privado de la Libertad y esclavizado.
En nuestro civilizado Occidente, la Muerte resulta por regla general algo muy triste, macabro. No tengo necesidad de trincar unos vasos de tequila para afirmar que siempre me causó una gran tristeza este culto. Desearía celebrarlo eliminando el color negro, comiendo calaveritas y tortillas, todo ello envuelto con alegres colores, con alegre música y alegría.

Pero regresemos a Frida. Sus primeras obras fueron numerosos autoretratos. Mientras pintaba monologaba, ya que casi siempre se hallaba sola: -“El autoretrato es el más cruel de los espejismos, nada resulta tan natural como pintar lo que no hemos conseguido. Aquí me pinto yo, Frida Khaló con la imagen del espejo”.
Cuando leí una de las biografías con ilustraciones de la artista me quedé  asombrado de la férrea voluntad de esta mujer con el cuerpo encerrado en una jaula metálica.
La lectura de la vida de Frida me recuerda a la erupción de uno de los dos volcanes cercanos a Ciudad de México, digamos al Popocatépetl, que desde sus 5.452 metros de altura contempla el bullicio de la capital. Mi opinión personal es que aquella hembra tenía un par de c…. Bueno, disculpen, pero es que no hallaba la palabra adecuada para expresar mi admiración por esta fenomenal artista, la cual supo transformar el dolor físico en arte puro.
Su existencia fue un terrible calvario. Era una chiquilla cuando padeció la poliomelitis. A la edad de diecisiete años tuvo un grave accidente, el bus en el cual viajaba fue arrollado por un tranvía. El terrible choque le fracturó la columna vertebral en tres partes, lo mismo le sucedió a varias costillas y a la clavícula, la pierna derecha se rompió en once partes, el pie derecho y el hombro se dislocaron, y para postres una barra de metal del tranvía que la aplastó, le atravesó la cadera izquierda hasta salirle por la pelvis.
06A pesar de hallarse encerrada en una jaula de yeso y de acero Frida  luchó con una energía increíble. Ni los corsés de yeso, ni el metal ni las treinta operaciones que sufrió lograron doblegar su fuerza de voluntad. En sus venas corría sangre indígena, alemana y española.
El padre de Frida, conociendo la afición de su hija desde muy pequeña por el dibujo, a la salida del hospital le instaló en su habitación un pequeño estudio, creando un sistema mediante el cual podía pintar tumbada en la cama, y procurándole todo el material necesario. Nacía una artista que transformaría su dolor en un arte verdadero. La pintura fue el arma con la cual luchó contra la enfermedad.
En una de las biografías que leí, la escritora, hablando de Frida dice: “¿Será qué su personalidad libertaria, su talento creativo y la enorme capacidad de sobreponerse a las adversidades, físicas  y emocionales son una fuerte obra, donde conviven el afecto y el humor, la tristeza y el sarcasmo, lo íntimo y lo colectivo? Había luchado por sobrevivir ante las adversidades como cualquier ser humano. Vivió rodeada  de espejos, y en realidad vivió dos vidas. Podía ser feliz y superficial, una persona completa, sin dolor, pero muy en el fondo, yo creo que ella sentía que estaba viviendo una vida prestada o una vida robada”.
Me he tomado la libertad de emplear este párrafo, porque lo que yo pensaba escribir era más breve, pues me limitaba a decir: Frida vivía de propina.

07La demostración de la fuerza de voluntad de esta artista, es que tuvo el coraje de reirse y hacerle muecas a la Parca, desafiándola, queriendo vivir la Vida a su manera. Mucho se comentó el casamiento con Diego Rivera, -fue comparado al de un elefante con una paloma-. Se casaron, divorciaron, se volvieron a casar, se pusieron los cuernos, el famoso muralista lo hacía con sus modelos, incluso con la hermana de Frida, pero ésta no le fue a la zaga, pues fue amante nada menos que de Trotski.  Resultó ser una boda entre dos monstruos, cada uno a su manera, dos creadores, dos seductores, dos apasionados.
La historia de esta pareja famosa en el campo del arte estuvo llena de felicidad, de pasión y de dolor.

04El ansia de vivir de Frida es algo increíble, pues a pesar del terrible accidente sufrido, deseó tener hijos, crear nuevas vidas desafiando a la Muerte, pero sólo logró cosechar abortos. Yo me atrevería a decir que sus cuadros fueron sus hijos, pues esto sucede a muchos artistas cuando se ven obligados a vender sus obras.

Decir que Frida era hija de la Revolución no es una exageración. El mundo había cambiado, no para todos naturalmente. La Revolución Industrial, el control de las materias primas de las colonias habían enriquecido siempre a los mismos, mientras  la clase obrera recibió las migajas.
A finales del siglo XIX nacía la llamada Belle Époque, que duró hasta que estalló la Primera Guerra Mundial. París se convirtió en la capital del mundo civilizado. Nacieron nuevas corrientes pictóricas, musicales… La Ciudad de la Luz parió Monmartre. Lo que había sido un barrio habitado por pobres, furcias, obreros y humildes artesanos, con la llegada de pintores y modelos muertos de hambre, excepto alguno, que vendían sus cuadros por un litro de vino barato, o por un plato de comida, empezó a adquirir fama, y como en todos los lugares del mundo, poco a poco se abrieron bares, cabarets, cafés-conciertos donde los burgueses curiosos acudían como se hace en los jardines zoológicos, a gozar de este espectáculo del que carecían en sus barrios.
El atentado de Sarajevo desencadenó la Primera Guerra Mundial.
Los artistas y los turistas de Monmartre desaparecieron.
En un muro del barrio, un pintor mobilizado antes de ir al frente vació todos sus tubos de colores y  escribió con letras gigantescas:
¡LAS GUERRAS SON LAS FIESTAS DE LOS SÁDICOS!
03Los locales de diversión enmudecieron, excepto uno, en el cual un anciano tanguista acompañado por su bandoneón susurraba tristemente un tango que contaba  la trágica tragedia:

Silencio en la noche. Ya todo está en calma.
El múscolo duerme,
la ambición trabaja.
Un clarín se oye.
Peligra la Patria.
Y al grito de guerra
los hombres se matan
cubriendo de sangre
los campos de Francia.
 Hoy todo ha pasado.
Renacen las plantas.
Un himno a la vida
los arados cantan.
Y la viejecita de canas muy blancas
se quedó muy sola ,
con cinco medallas,
que por cinco héroes
la premió la Patria…

La Señora con la Guadaña cosechó millones de muertos. Una juventud sacrificada. Mutilados, viudas, huérfanos, ciegos… Fosas comunes. Monumentos a los Caidos, al Soldado Desconocido…
Entre el final de la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión del 1929 el mundo vivió  a lo loco. El jazz, el charlestón, el foxtrot se pusieron de moda. Las mujeres habían remplazado a los hombres en las fábricas, transportes y en un sin fin de trabajos. Se cortaron los cabellos à la garzón, mostraron las rodillas, desapareció el corsé. Fue la liberación del cuerpo, la emancipación femenina.
Frida abandonó este mundo cojeando en el 1954, a la edad de 47 años, el año anterior le habían amputado la pierna derecha. Se dice que antes de morir cantase: Desde que me vi con la pata de palo dije para mí malo, malo, malo…
Algunos cuentan que se suicidó, tomando una taza de chocolate envenenado, otros que 05cortándose las venas… Su nodriza de la cual mamó su leche le transmitió la fiereza azteca y sus costumbres. El sol en la tradición azteca se alimentaba de sangre humana.
La muerte de Frida fue un verdadero choque para Diego, que incluso fue fuente de inspiración de este mariachi: “Dicen que por las noches se le iba en puro llorar, Juran que el mismo cielo se estremecía al oir su llanto, que hasta en su muerte la fue llamando… Cucurrucucu Paloma….
¡Adiós Freiheit-Frida-Libertad! Un beso.

Un abrazo de Antonio el Bicho raro


Antonio Íbero Layetano

(alias el Bicho raro)