Etiquetas

, , ,

«Si quieres escribir un buen drama, elige un piso burgués, que parece muy respetado… entra allí. Nada es mejor que la realidad!» Así habló al novelista que lo sigue en sus pesquisas el inspector G.7, convertido en investigador privado después de dejar la policía.

El bolígrafo es el de Georges Simenon, pero esta vez el investigador no se llama Jules Maigret sino justamente G.7, uno de los muchos que Simenon creó además de su corpulento y celebre comisario en poco más de treinta años (un total de 178 cuentos).

Georges Simenon-g7En Italia, la editorial Adelphi empieza estos días a la publicación de las aventuras que protagoniza este treintañero rubio. Las primeras son estas tres escritas en 1931 y recogidas en único volumen, Tre inchieste per l’ispettore G.7, enriquecido además con la excelente introducción escrita por el autor en la que explica la razón por la cual llamó a este personaje con una sigla (texto en sí que es una obra maestra de escritura).

Porque de aquí surge su carrera, para el lector es natural la comparación con el policía que le ha dado tanta fortuna y fama literaria. Un título que podría sintetizarla es: el sol y la luna. Lo habéis entendido, los dos no se le suben a los pies. G.7 vive su trabajo como algo engorroso, se siente fuera de lugar durante los interogatorios, tiene ese aire tímido que le hace parecer un idiota. No bebe, come solo porque el ser humano tiene que comer y se enamora. Todo lo contrario de Maigret. Pero cuando tiene que entrar en una investigación, G.7 absorbe de su ilustre colega la técnica del sabueso que avanza gracias a la sensibilidad de su nariz para descubrir las cartas del delito y ponerlas sobre la mesa en el orden correcto.

Instinto y experiencia hacen rodar su cerebro a miles de kilómetros por hora. Así como se le demuestra muy útil la regla que sigue Maigret: no te beatifiques sólo porque tú eres un hombre de ley y ellos – ricos o pobres, estafadores o asesinos -, criminales; no juzgues, sino trata de comprender.

No sé si el comisario Maigret conoció en alguna ocasión a G.7. Tanto si lo hizo como si no, estoy seguro de que habría estado orgulloso de él.

Georges Simenon, Tre inchieste dell’ispettore G.7, Adelphi, paginas 158, euros 10.

Corrado Ori Tanzi

Portada Vivere e morire a Milano