Etiquetas

, , , , , , ,

7/6/2016  18h

Coordinación y selección de textos:
Ignacio Rodríguez de Arce

Descárgalos aquí

Club de poesía, inaugurado en el año 2013, está dirigido a los amantes de la poesía hispana. Ignacio Rodríguez de Arce acompañará a los usuarios de la biblioteca que se reúnan para compartir su interés por la poesía, en concreto por Poeta en Nueva York de Federico García Lorca. Además, quienes lo deseen podrán recitar poemas.

garcía_lorca_federico grandeFederico García Lorca nació el 5 de Junio de 1898 en Fuente Vaqueros (Granada) y fue el poeta más popular y reconocido de la literatura española del siglo XX. Autor también de un gran número de obras de teatro, sus piezas se encuentran entre las mejores de su siglo a un nivel similar a las de Valle-Inclán y Buero Vallejo. Se enmarca dentro de la Generación del 27.

A los once años de edad su familia trasladó su residencia a Almería. Se matriculó en la Universidad de Granada en 1914 para estudiar las carreras de Filosofía y Letras y de Derecho. Cinco años después se trasladó junto con varios de sus amigos a estudiar a Madrid, a la famosa Residencia de Estudiantes, que en aquel momento era un punto de concentración de las mentes jóvenes más inquietas y creativas del momento. A ella habían asistido personajes como Albert Einstein, Marie Curie y John Maynard Keynes. Formar parte de la Residencia de Estudiantes ayudó mucho a García Lorca en su desarrollo intelectual y le sirvió para relacionarse con otros grandes artistas españoles, como eran Salvador Dalí, Luis Buñuel o Rafael Alberti.

Más adelante trabó una sólida amistad con Juan Ramón Jiménez, relación que influyó positivamente en su forma de entender la poesía. También con el maestro Manuel de Falla cuando Lorca regresó a Granada, lo que dio lugar a unas interesantes colaboraciones entre ambos para acometer juntos proyectos artísticos en los que intervenía la música y la literatura. En 1921 escribe su “Poema del cante jondo”.

En diciembre de 1927 se organiza en Sevilla un acto para conmemorar los 300 años de la muerte del poeta Luis de Góngora, al que acuden un buen número de plumas españolas destacadas. Este hecho supone el origen de la conocida como “Generación del 27”, al que pertenecen escritores como Rafael Alberti, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Luis Cernuda, Gerardo Diego, Vicente Aleixandre y el propio García Lorca. Es el momento en que Lorca alcanza su madurez como poeta y escribe “Canciones” y el primer “Romancero gitano”.

En 1929 viaja a Nueva York acompañando a Fernando de los Ríos. Su estancia allí marcará profundamente su vida y su obra, es el momento en que inicia la escritura de “Poeta en Nueva York”. Un año después se mudó a la ciudad de La Habana, en Cuba, donde alcanzó el éxito profesional con obras como “Bodas de sangre”, “Mariana Pineda” o “La zapatera prodigiosa”. Volvió a España en 1934 cuando ya se había instaurado la Segunda República y fue en esta última época de su vida cuando escribió obras como “Yerma” y “La casa de Bernarda Alba”.

Sus escritos se caracterizan por el uso de símbolos (la luna, la sangre, el agua, el caballo, el toro…) y de metáforas. Su estilo es apasionado y neopopular, considerando que utiliza elementos tradicionales que conectan con el espíritu del pueblo, fusionándolos con las nuevas tendencias literarias. Uno de los temas más recurrentes en sus textos es la muerte y también en muchos de ellos aparecen referencias a la música.

España vivió durante esos años unos tiempos muy convulsos y se encontraba a punto de estallar la Guerra Civil española. El poeta, que era funcionario de la República, Federico García Lorca, se reunió con su familia en la Huerta de San Vicente el 14 de Julio de 1936 y el día 20 el centro de Granada ya había sido tomado por las fuerzas falangistas. Le detuvieron en casa de su amigo el poeta Luis Rosales, donde se había refugiado. Murió fusilado entre las localidades granadinas de Víznar y Alfacar el 18 de Agosto de 1936. 


6. Introducción a la muerte. Poemas de la soledad en Vermont

Para Rafael Sánchez Ventura

Muerte

A Luis de la Serna

¡Qué esfuerzo!

¡Qué esfuerzo del caballo por ser perro! ¡Qué esfuerzo del perro por ser golondrina! ¡Qué esfuerzo de la golondrina por ser abeja! ¡Qué esfuerzo de la abeja por ser caballo!
Y el caballo,
¡qué flecha aguda exprime de la rosa!,
¡qué rosa gris levanta de su belfo!
Y la rosa,
¡qué rebaño de luces y alaridos
ata en el vivo azúcar de su tronco!
Y el azúcar,
¡qué puñalitos sueña en su vigilia!
y los puñales,
¡qué luna sin establos, qué desnudos!,
piel eterna y rubor, andan buscando
Y yo, por los aleros,
¡qué serafín de llamas busco y soy!
Pero el arco de yeso,
¡qué grande, qué invisible, qué diminuto!, sin esfuerzo.


Pueden consultar su obra en la Biblioteca del Instituto Cervantes de Milán y descargar la selección de poemas en nuestra página o recoger una copia en papel en la biblioteca.

Más información en la página del Instituto Cervantes de Milán

Informazioni in italiano