Etiquetas

, , ,

Alessandro Baricco

Aprovechando la exposición de Hokusai que se puede visitar en Milán hasta el 29 de enero del próximo año, me ha venido a la cabeza en estos días un libro que contiene la misma magia que se aprecia en las obras del maestro nipónico.

Processed with MOLDIV

Si tuviera que regalar un libro, este seria el primero de la lista. Por su delicadeza y erotismo a la vez, por su ambientación y por su final poético e inesperado: SEDA, de Alessandro Baricco.

Dificil de clasificar: novela, diario de viajes, historia de amor… todo en pocas páginas.

Baricco, al presentarla en Italia, la definió de esta manera:

«Ésta no es una novela. Ni siquiera es un cuento. Ésta es una historia. Empieza con un hombre que atraviesa el mundo, y acaba con un lago que permanece inmóvil, en una jornada de viento. El hombre se llama Hervé Joncour. El lago, no se sabe»

Hervé Joncour, comerciante francés del siglo XIX que se dedica al comercio de la seda, está casado con Helene. En uno de sus viajes a Japón conoce a una mujer misteriosa, y se enamora de ella. Protagonista del libro son los ojos y la intensa dimensión y carga erótica de la mirada de esa mujer que vive en todas sus páginas.

seda-del

El estilo de la novela es delicado, como la seda, intenso como la atracción que une a los dos amantes.

«Amado señor mío, no abras los ojos, todavía no, no debes tener miedo, estoy cerca de ti, ¿me sientes?, estoy aquí, te puedo rozar, esto es seda, ¿la sientes?, es la seda de mi vestido, no abras los ojos y tendrás mi piel, tendrás mis labios, cuando te toque por primera vez será con mis labios, tú no sabrás dónde, de repente sentirás el calor de mis labios sobre ti, no puedes saber dónde si no abres los ojos, no los abras, sentirás mi boca donde no sabes, de repente, tal vez sea en tus ojos, apoyaré mi boca sobre los párpados y las pestañas, sentirás entrar el calor en tu cabeza, y mis labios en tus ojos».

Hace muchos años me dijeron que mis ojos recordaban los de la mujer misteriosa. Casi me caigo de espaldas, el cumplido más especial que pudieran dedicarme jamás.


IMG_5009

.

Laura Pollachini García