Etiquetas

, , , , ,

Las tardes del viernes, si puedo, las dedico a hacer lo que me gusta: por ejemplo, tomar un café con una amiga, ver una exposición, ir al cine o simplemente dar un paseo. Por fin, el pasado viernes, pude visitar la exposición Hokusai, Hiroshige, Utamaro en el Palacio Real de Milán. Me habían hablado bien pero no me esperaba tanta belleza. La exposición celebra el 150 aniversario del inicio de los contactos culturales entre Italia y Japón y está dedicada a tres maestros del ukiyoe. ¿Qué significa ukiyoe?

Ukiyo-e (浮世絵Ukiyo-e’?), también conocidas como pinturas del mundo flotante o estampa japonesa, es un género de grabados realizados mediante xilografía o técnica de grabado en madera, producidos en Japón entre los siglos XVII y XX. Tuvo su periodo de auge en el centro urbano de Edo (conocido actualmente como Tokio).

Estos tres maestros y sus obras conquistaron el mundo occidental y sobre todo el mundo de los impresionistas, que quedó influenciado por su meticoloso detallismo y sus colores.

La exposición se divide en cinco grandes partes:

Una primera dedicada al surimono que literalmente significa cosa grabada, un género de xilografía japonés, comisionada para ocasiones especiales. Se pueden admirar surimonos del formato más variado: invitaciones o felicitaciones de un cumpleaños.

surimono

La segunda parte de la exposición recoge los grabados con sujeto naturalista, los paisajes y las famosas Trenta y seis vistas del Monte Fuji, realizadas entre 1831 y 1836. La serie retrata al monte Fuji visto desde diversas perspectivas y en distintas estaciones del año y condiciones climáticas. Entre estas vistas, se puede admirar La gran ola de Kanagawa de Hokusai, realmente impresionante.

la-gran-ola

La tercera parte recoge los trabajos de Utagawa Hisoshige, Cincuenta y tres etapas de la ruta de Tōkaidō. La ruta de Tōkaidō transcurría a lo largo de la costa oriental de Japón conectando Edo con Kyōto, y era una ruta muy transitada. La serie comprendía cincuenta y cinco estampas, de gran riqueza estilística y variedad compositiva, inspiradas muchas de ellas en la literatura ilustrada de viajes

La cuarta parte está dediacada a Kitagawa Utamaro, autor famoso especialmente por sus composiciones de mujeres, conocidas como bijinga. También hizo estudios de la naturaleza, en particular libros ilustrados de insectos.

La quinta y última parte recoge los trabajos manga de Hokusai, una colección de 15 volúmenes llamados Hokusai Manga (北斎漫画). Es una colección con unos 4.000 dibujos muy diversos que incluyen paisajes, flora, fauna, y escenas de la vida cotidiana. El nombre de manga no tiene nada que ver con nuestro moderno cómic. Simplemente se refiere a una colección de bocetos no conectados entre sí por ninguna historia, Hokusai hacía un simple esbozo en papel transparente y luego colocaba encima otro papel también transparente donde corregía el dibujo, añadía más detalles y realizaba la composición final. Este era el diseño definitivo que era pegado a la plancha de madera donde se realizaba el grabado. Estos dibujos, realizados en la última fase del artista, son reconocidos como lo mejor de su obra.

¿Sabéis cómo la pintura de Hokusai llegó hasta París? Algunas páginas de los Manga sirvieron para envolver unas cerámicas que llegaban de Japón a Francia y terminaron en mano de Félix Bracquemond, pintor, grabador e ilustrador francés quien empezó a divulgarlos entre sus amigos impresionistas, desde Degas hasta Manet. Curioso, ¿no?


IMG_5009

.

Laura Pollachini García