ASÍ SE DICE: Los amigos de mis amigos

Un periodista afirmó lo siguiente en un medio español: “yo fui el último de mis amigos en aprender a montar en bicicleta”. Pero, ¿cómo una misma persona puede ser a la vez sujeto y predicado? Quiero decir que ese “yo” que habla no puede definirse a sí mismo como “el último de mis amigos”. Usted no es uno de sus amigos. Usted será, en todo caso, un componente de su grupo de amigos. 

La frase debería haber sido, por ejemplo, “yo fui el último de mi grupo de amigos en aprender a montar en bicicleta”. Salvo caso de doble personalidad.

Leer Más

ASÍ SE DICE: Sobre oraciones coordinadas

Va dando un poco ya de rubor o vergüenza ajena hablar de estas cosas. Se supone que un redactor debería conocer de sobra el lenguaje —su herramienta de trabajo, insistimos— y la gramática, en particular.

Leer Más

ASÍ SE DICE: Sobre tuits y malparados

A raíz de un tuit de Pérez-Reverte, los periodistas, siempre ávidos de “noticias”, se lanzaron, rápidamente, al cuello del escritor, equiparando una errata a un uso ininteligible y absurdo del lenguaje. Lo gracioso del caso es que, en esa hipercorreción periodística, al decir que Pérez-Reverte salió malparado —se entusiasmaron en exceso, sin duda— no lo escribieron junto como corresponde. Olvidando, también, por cierto, el consabido guión en el apellido del susodicho. La leche.

Leer Más

ASÍ SE DICE: Pinchazo lingüístico

Un titular de portada en un periódico español de gran tirada afirmaba lo siguiente, a raíz de las elecciones estadounidenses: “Biden y Harris preparan ya el gran giro a la política de Estados Unidos”. Si uno lee “giro a”, lo más lógico es pensar que se va a hablar de un giro a la izquierda o a la derecha. En todo caso, se podría hablar de “darle un gran giro a la política de EEUU”. Pero “preparar el gran giro a la política de EEUU” chirría un poco. Veamos por qué. .

Leer Más

ASÍ SE DICE: Sobre aguzamientos

Un titular de portada en un periódico español de gran tirada afirmaba lo siguiente, a raíz de las elecciones estadounidenses: “Biden y Harris preparan ya el gran giro a la política de Estados Unidos”. Si uno lee “giro a”, lo más lógico es pensar que se va a hablar de un giro a la izquierda o a la derecha. En todo caso, se podría hablar de “darle un gran giro a la política de EEUU”. Pero “preparar el gran giro a la política de EEUU” chirría un poco. Veamos por qué. .

Leer Más

ASÍ SE DICE: Gira que te gira

Un titular de portada en un periódico español de gran tirada afirmaba lo siguiente, a raíz de las elecciones estadounidenses: “Biden y Harris preparan ya el gran giro a la política de Estados Unidos”. Si uno lee “giro a”, lo más lógico es pensar que se va a hablar de un giro a la izquierda o a la derecha. En todo caso, se podría hablar de “darle un gran giro a la política de EEUU”. Pero “preparar el gran giro a la política de EEUU” chirría un poco. Veamos por qué. .

Leer Más

ASÍ SE DICE: Sobre el dequeísmo de la cosa

No es raro, más bien habitual, escuchar —en debates, tertulias, saraos y demás pandemonios de la cosa audiovisual— a periodistas que sacan a pasear el malhadado dequeísmo. Se escucha hasta de boca de directores de periódicos, lo cual es incomprensible, inaceptable.

Leer Más

ASÍ SE DICE: Las comparaciones son odiosas, al parecer

Un error frecuente, pero no por ello menos insoportable, es el queísmo en expresiones como esta, proferida con asombroso desparpajo en telediarios españoles cada dos por tres: “se dieron cuenta que… ”. Produce cierta vergüenza tener que explicarle a un hablante nativo de español que en estas expresiones, cuando hay un sustantivo o un adjetivo, la expresión verbal correspondiente se forma con la preposición “de”: tener ganas de, estar cansado de, darse cuenta de, estar seguro de… ¿Acaso dirían *tengo ganas que vengas, *estoy cansado que hables tanto? Si alguien lo dice, que sepa que es incorrecto. Sería como decir *tenía ganas cenar, *estábamos cansados estar de pie, *estoy seguro es viernes, *tengo ganas comida china, *estoy cansado ti. Eso sí, los periodistas, al parecer, no se dan cuenta de ello.

Leer Más

ASÍ SE DICE: Sobre el orden de los factores

Un error frecuente, pero no por ello menos insoportable, es el queísmo en expresiones como esta, proferida con asombroso desparpajo en telediarios españoles cada dos por tres: “se dieron cuenta que… ”. Produce cierta vergüenza tener que explicarle a un hablante nativo de español que en estas expresiones, cuando hay un sustantivo o un adjetivo, la expresión verbal correspondiente se forma con la preposición “de”: tener ganas de, estar cansado de, darse cuenta de, estar seguro de… ¿Acaso dirían *tengo ganas que vengas, *estoy cansado que hables tanto? Si alguien lo dice, que sepa que es incorrecto. Sería como decir *tenía ganas cenar, *estábamos cansados estar de pie, *estoy seguro es viernes, *tengo ganas comida china, *estoy cansado ti. Eso sí, los periodistas, al parecer, no se dan cuenta de ello.

Leer Más

ASÍ SE DICE: No se dan cuenta de …

Un error frecuente, pero no por ello menos insoportable, es el queísmo en expresiones como esta, proferida con asombroso desparpajo en telediarios españoles cada dos por tres: “se dieron cuenta que… ”. Produce cierta vergüenza tener que explicarle a un hablante nativo de español que en estas expresiones, cuando hay un sustantivo o un adjetivo, la expresión verbal correspondiente se forma con la preposición “de”: tener ganas de, estar cansado de, darse cuenta de, estar seguro de… ¿Acaso dirían *tengo ganas que vengas, *estoy cansado que hables tanto? Si alguien lo dice, que sepa que es incorrecto. Sería como decir *tenía ganas cenar, *estábamos cansados estar de pie, *estoy seguro es viernes, *tengo ganas comida china, *estoy cansado ti. Eso sí, los periodistas, al parecer, no se dan cuenta de ello.

Leer Más