Etiquetas

, , ,

 

Crímenes ejemplares

 

-Le comería los hígados- dijo Vicente.
No pudo: amargaban.

 

Se enteró por casualidad:
-No se lo digas a nadie.
-¡No me conoces!
Le faltó tiempo para irse de la lengua. Se la arranqué. Era larguísima, no acababa nunca de salir.

 

¿Usted no ha matado nunca a nadie por aburrimiento, por no saber qué hacer? Es divertido.

 

¿Ustedes no han tenido nunca ganas de asesinar a un vendedor de lotería, cuando se ponen pesados, pegajosos, suplicantes? Yo lo hice en nombre de todos.

 

MAX AUB (París, 2.06.1903 – Ciudad de México, 22.07.1972)

Max Aub