Etiquetas

, ,

 

Peinados

—Esta tarde lo haré. Tendré que encontrar el valor: no será nada fácil, pero esta vez se lo diré— pensó, mirándose al espejo. Se peinó casi con rabia el largo pelo castaño, recogiéndolo en una trenza gruesa.
—No puedo seguir así. Ya no lo amo, ya no nos amamos, nuestra vida es un verdadero infierno. Es perfectamente inútil seguir fingiendo. Hoy se lo diré.
Se pintó de prisa los ojos y los labios, echó un último vistazo satisfecho al espejo; luego con paso rápido salió del cuarto de baño, se puso el abrigo y se fue a trabajar.

—Esta tarde lo haré. Ayer no encontré el coraje, pero hoy sí le hablaré. Ya nos hemos soportado el uno al otro por demasiado tiempo— pensó, mirándose al espejo. Se peinó con lentitud el largo pelo blanco, arreglándolo hacia atrás en un moño pequeño.
—Nuestro amor se ha acabado desde hace tiempo, y ahora ¡él también tiene que darse cuenta!
Se lavó la cara con las manos ligeramente temblorosas, echó un último vistazo distraído al espejo y, arrastrando los pies, salió del cuarto de baño, se puso el delantal y se sentó en la butaca a ver la televisión.

SILVIA ZANETTO, escritora italiana, es alumna del Taller de escritura creativa en español del Instituto Cervantes de Milán

Silvia Zanetto