Etiquetas

, , , ,

Milena BusquetsMilena Busquets nació en Barcelona en 1972. Estudió en el Liceo Francés y se licenció en arqueología en el University College de Londres. Trabajó durante muchos años en el mundo editorial. Ésta es su segunda novela. Vive en Barcelona con sus dos hijos. El manuscrito de esta novela despertó una extraordinaria expectación en Frankfurt y se han firmado contratos de traducción en más de veinte países, en sellos literarios tan reputados como Gallimard (Francia), Suhrkamp (Alemania), Harvill Secker (Reino Unido), Rizzoli (Italia), Companhia das Letras (Brasil) y Hogarth Press (Estados Unidos).

Maquetación 1Y también este libro pasará, me dan ganas de escribir. Lo he terminado hace pocas horas y me ha quedado una sensación de vacío.

Blanca, la protagonista, ha perdido a su madre y siguiendo sus consejos (los de su madre), intenta olvidar su dolor para volver a recuperar las ganas de vivir. Convoca ex-maridos, amigas y amante en Cadaqués, pueblo casi irreal con forma de tarjeta postal aunque exista de verdad.

Los invita a la villa de su madre donde Blanca ha veraneado toda la vida, y allí y en sus alrededores transcurre la historia, mar y barco incluido.  El ambiente es típico de las películas de la “nouvelle vague” francesa: alcohol, drogas, tabaco y sexo intercambiable. A estas actividades festivas se apuntarán también otros novios potenciales de Blanca, entre ellos, el de su amiga, un amigo de la infancia e incluso un misterioso desconocido que se deja ver durante el funeral.

Todo este pequeño mundo vive fuera de la realidad, no sabemos muy bien a qué se dedican en la vida estos personajes, de qué viven. Tienen hijos y perros pero no parece que estos tengan mucha relevancia en sus vidas. Al final todas estas relaciones casi inútiles se dejan apartadas  para volver a Barcelona y empezar un nuevo capítulo de vida siempre vacía con un nuevo perro, una chaqueta que recoge de la tintorería como si fuera nueva y quizás con un nuevo novio.

Para concluir esta crítica querría añadir que tampoco la construcción y el estilo de la autora me han convencido. Falta la trama, aunque no falten los eventos que se podrían explotar para construirla. Pero falta también el tono que se queda siempre monocorde, no hay nunca aceleración, no hay erotismo, ironía ni pasión.

.

.

.

.

.