Etiquetas

, , , ,

Lunes, 12 de junio de 2017 18h

Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez

(Pueden tomarse prestados en la biblioteca del Instituto Cervantes de Milán)

Club de lectura
Coordinadores:

Carolina Margherita,  Jean Claude Fonder

Biblioteca del Instituto Cervantes, via Dante, 12, primer piso


.

.

Cien Años de Soledad:Tristeza por entregas

Por Luis Miguel Madrid

A los cuarenta años de edad, con la misma claridad con la que José Arcadio Buendía, a los cuarenta años de edad, reveló a sus hijos el descubrimiento «de que la tierra era redonda como una naranja», Gabriel García Márquez mostró al mundo la novela de su vida, que resultó ser un hallazgo excepcional repleto de círculos y simetrías hábilmente estructuradas en un entorno de dualidades e imágenes reflejadas en sí mismas. Y también de contradicciones, casi siempre transitando por los terrenos sin dueño del humor y la tristeza de un mundo por nacer. Las reflejó en las casi 500 páginas que a los cuarenta años de edad entregó a la Editorial Sudamericana con el título de Cien años de soledad descubriendo que la literatura era redonda como una naranja.

… (+) seguir leyendo

Gabriel García Márquez. (6 de marzo de 1927, Aracataca, Colombia – 17 de abril de 2014, México D.F.). Escritor y periodista colombiano.

Nace y pasa sus primeros años en una zona caribeña del norte de Colombia, que le marca especialmente por su contraste con Bogotá y otras zonas del país en las que vive más tarde. En 1947 empieza a estudiar Derecho, carrera que abandona para dedicarse al periodismo. Sus primeros artículos se publican en El Espectador y en El Heraldo y pasa a integrar el conocido como “Grupo de Barranquilla”, de cuya mano conoce la obra de los autores que más adelante le influenciarán: Faulkner, Virginia Woolf, Hemingway y Kafka, entre otros.

Su primera obra, La hojarasca, se publica en 1955. En esa misma fecha viaja a Europa por primera vez y se queda allí cuatro años, viviendo en Ginebra, Roma y París. Durante su estancia en Francia, donde atraviesa dificultades económicas, escribe El coronel no tiene quien le escriba y La mala hora (publicadas en 1961 y 1962, respectivamente).

Regresa a América en 1958 y se instala temporalmente en Venezuela, donde compagina una intensa actividad periodística con la escritura de los relatos de Los funerales de la Mamá Grande (1962). Tras pasar unos meses en Cuba, donde acaba de triunfar la revolución, y vivir un tiempo en Nueva York como corresponsal, decide establecerse en México. Allí trabaja en publicidad y escribe su primer guión para el cine, El gallo de oro, en colaboración con Carlos Fuentes.

Unos años después, en 1967, publica la que pronto se convierte en su obra más conocida, y a cuya escritura dedica más de un año de intenso trabajo: Cien años de soledad. El éxito es inmediato, agotándose la primera edición en apenas unos días, y para alejarse de la fama decide ir a Barcelona, donde vive de 1968 a 1974. Allí escribe El otoño del patriarca (publicado en 1975) y cuentos como Isabel viendo llover en Macondo (1968) o Relato de un náufrago(1970).

En los años sucesivos alterna su residencia entre México, Cartagena de Indias, La Habana y París. En 1982 recibe el Premio Nobel de Literatura y más adelante escribe El amor en los tiempos del cólera (1985), El general en su laberinto (1989) y Doce cuentos peregrinos (1992). En ese tiempo participa también en la fundación de la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños (Cuba), donde dirige anualmente un taller de guión.

Tras obras como Del amor y otros demonios (1994) y Noticia de un secuestro(1996) publica en 2002 Vivir para contarla, donde narra aspectos biográficos de su infancia y juventud. Sus últimas obras publicadas son Memoria de mis putas tristes (2004) y Yo no vengo a decir un discurso (2010).

Muere en México D.F. el 17 de abril de 2014. Los herederos de Gabriel García Márquez depositaron el 24 de febrero de 2015 en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes un legado del escritor in memoriam.

.

LECTURA DEL PRIMER CAPITULO por Gabriel García Márquez

.

.

.

.

.

.