Fortunata y Jacinta

FORTUNATA Y JACINTA — BENITO PEREZ GALDOS — EDITORIAL HERNANDO 1971

En 1980, Mario Camus dirigió la miniserie, de diez capítulos, Fortunata y Jacinta, basada en la novela homónima de Galdós.

La adaptación para la televisión corrió a cargo de Ricardo López Aranda, quien ya lo había hecho para el teatro en 1969.

Ambientada en el Madrid decimonónico, la novela es una galería de tipos y personajes, un crisol, que perfila fielmente la sociedad madrileña de entonces.

Siendo un melodrama folletinesco es mucho más que eso.

Inolvidables son muchas de sus estampas. Auténticos retratos de época.

Leer Más

ASÍ SE DICE: Sobre aguzamientos

Un titular de portada en un periódico español de gran tirada afirmaba lo siguiente, a raíz de las elecciones estadounidenses: “Biden y Harris preparan ya el gran giro a la política de Estados Unidos”. Si uno lee “giro a”, lo más lógico es pensar que se va a hablar de un giro a la izquierda o a la derecha. En todo caso, se podría hablar de “darle un gran giro a la política de EEUU”. Pero “preparar el gran giro a la política de EEUU” chirría un poco. Veamos por qué. .

Leer Más

El perchero literario: Darío y la modernidad

    La modernidad poética en el ámbito hispánico comienza con el autor de Azul, el gran poeta nicaragüense Rubén Darío. Un hecho nada soslayable que, sin ningún género de dudas, podemos equiparar con las grandes aportaciones anglosajonas contemporáneas. Hojas de hierba, por ejemplo. Claros eslabones. Hitos poéticos de una “nueva” estética. 

Leer Más

ASÍ SE DICE: Gira que te gira

Un titular de portada en un periódico español de gran tirada afirmaba lo siguiente, a raíz de las elecciones estadounidenses: “Biden y Harris preparan ya el gran giro a la política de Estados Unidos”. Si uno lee “giro a”, lo más lógico es pensar que se va a hablar de un giro a la izquierda o a la derecha. En todo caso, se podría hablar de “darle un gran giro a la política de EEUU”. Pero “preparar el gran giro a la política de EEUU” chirría un poco. Veamos por qué. .

Leer Más

El perchero literario: Zalacain

Debe su nombre a la novela que Pío Baroja publicó en 1908. 

Sobre estas letras, en foto subrepticia, álzase Zalacaín. Restaurante donde el buen comer estaba siempre presente, con debates y charlas de sobremesa incluidas. Ha cerrado. Desaparecerá. Una pena, pero parece una constante en todo lo relacionado con la cultura; un desafortunado camino hacia la desaparición.

Leer Más

ASÍ SE DICE: Sobre el dequeísmo de la cosa

No es raro, más bien habitual, escuchar —en debates, tertulias, saraos y demás pandemonios de la cosa audiovisual— a periodistas que sacan a pasear el malhadado dequeísmo. Se escucha hasta de boca de directores de periódicos, lo cual es incomprensible, inaceptable.

Leer Más

El perchero literario: Bécquer

El pasado 22 de diciembre se cumplió el ciento cincuenta aniversario del fallecimiento del gran autor romántico Gustavo Adolfo Bécquer. Su poesía es, en cierto modo, preludio, junto con la de Darío, de la modernidad contemporánea. Música de arpa final. Volverán las oscuras golondrinas, mas no serán ya las mismas.

Leer Más

ASÍ SE DICE: Las comparaciones son odiosas, al parecer

Un error frecuente, pero no por ello menos insoportable, es el queísmo en expresiones como esta, proferida con asombroso desparpajo en telediarios españoles cada dos por tres: “se dieron cuenta que… ”. Produce cierta vergüenza tener que explicarle a un hablante nativo de español que en estas expresiones, cuando hay un sustantivo o un adjetivo, la expresión verbal correspondiente se forma con la preposición “de”: tener ganas de, estar cansado de, darse cuenta de, estar seguro de… ¿Acaso dirían *tengo ganas que vengas, *estoy cansado que hables tanto? Si alguien lo dice, que sepa que es incorrecto. Sería como decir *tenía ganas cenar, *estábamos cansados estar de pie, *estoy seguro es viernes, *tengo ganas comida china, *estoy cansado ti. Eso sí, los periodistas, al parecer, no se dan cuenta de ello.

Leer Más

El perchero literario: Delibes en su centenario

Sin ningún género de dudas, Miguel Delibes es uno de los novelistas más importantes de la literatura española del siglo XX. Sus narraciones, en gran parte ambientadas en un entorno rural, son señas de identidad más que reconocibles.

Leer Más

ASÍ SE DICE: Sobre el orden de los factores

Un error frecuente, pero no por ello menos insoportable, es el queísmo en expresiones como esta, proferida con asombroso desparpajo en telediarios españoles cada dos por tres: “se dieron cuenta que… ”. Produce cierta vergüenza tener que explicarle a un hablante nativo de español que en estas expresiones, cuando hay un sustantivo o un adjetivo, la expresión verbal correspondiente se forma con la preposición “de”: tener ganas de, estar cansado de, darse cuenta de, estar seguro de… ¿Acaso dirían *tengo ganas que vengas, *estoy cansado que hables tanto? Si alguien lo dice, que sepa que es incorrecto. Sería como decir *tenía ganas cenar, *estábamos cansados estar de pie, *estoy seguro es viernes, *tengo ganas comida china, *estoy cansado ti. Eso sí, los periodistas, al parecer, no se dan cuenta de ello.

Leer Más