El microrrelato de los viernes: Un relato breve de Mario Levrero

EL RÍGIDO CADÁVER
Abrí la puerta del ropero para buscar una corbata, y el rígido cadáver se me vino encima.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Tres cuentos breves de Mario Levrero


HISTORIA SIN RETORNO Nº 2

Un perro, Campeón. Vivía solo con él y llegó a incomodarme. Lo llevé al bosque, lo dejé atado con una piola que pudiera romper con un poco de perseverancia y volví a casa.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Caza de Conejos

Mario Levrero
XX

Hay quien caza conejos por amor; yo los cazo por odio. Cuando los tengo en mi poder los voy destrozando lentamente. Los mutilo, tratando de que no se mueran en seguida. Hay otros cazadores que odian a los conejos porque destruyeron su hogar o sus cosechas, porque robaron a sus hijos o mataron sus esperanzas; mi odio es injustificado y atroz. Creo que hay algo de amor en este odio; no dedicaría, de otro modo, tanto esfuerzo a combatirlos con mis armas más arteras.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Caza de Conejos

  XX Hay quien caza conejos por amor; yo los cazo por odio. Cuando los tengo en mi poder los voy destrozando lentamente. Los mutilo, tratando de que no se mueran en seguida. Hay otros cazadores que odian a los conejos porque destruyeron su hogar o sus cosechas, porque robaron a sus hijos o mataron…

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Hormigas

  HORMIGAS (La casa abandonada) En el jardín hay, por supuesto, variedad de hormigas y, periódicamente, detectamos con alegría un nuevo hormiguero; allí plantamos una banderita colorada. Hemos notado que hay hormigas que se dirigen, por grietas, hacia algún lugar situado debajo de la casa, en los cimientos; creemos que esto contribuye a ese derrumbe…

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Tres cuentos breves de Mario Levrero

  HISTORIA SIN RETORNO Nº 2 Un perro, Campeón. Vivía solo con él y llegó a incomodarme. Lo llevé al bosque, lo dejé atado con una piola que pudiera romper con un poco de perseverancia y volví a casa. En un par de días lo tuve rascando la puerta; lo dejé entrar. Se me hizo…

Leer Más