Poemas escogidos: César Vallejo

XV

En el rincón aquel, donde dormimos juntos 
tantas noches, ahora me he sentado
a caminar. La cuja de los novios difuntos 
fue sacada, o tal vez qué habrá pasado.
Leer Más

Poemas escogidos: Alejandra Pizarnik

23.

una mirada desde la alcantarilla 
puede ser una visión del mundo
la rebelión consiste en mirar una rosa 
hasta pulverizarse los ojos
Leer Más

Poemas escogidos: Mark Strand

Mark-Strand

MANTENER LAS COSAS JUNTAS
En el campo
soy la ausencia
de campo.
Siempre
es así.
Dondequiera que esté
soy lo que falta.

Leer Más

Poemas escogidos: Maribel Andrés Llamero

PUESTA DE SOL
Solo se yerguen en los campos de Castilla,
apuntando al cielo, los cementerios,
la verticalidad del ciprés y de la cruz.

Cómo no se ha de morir un mundo
ya todo horizontal.

Leer Más

Poemas Escogidos: José Watanabe

EL GUARDIÁN DEL HIELO
Y coincidimos en el terral
el heladero con su carretilla averiada
y yo
que corría tras los pájaros huidos del fuego
de la zafra.

Leer Más

Poemas Escogidos: Charles Baudelaire

CORRESPONDENCIAS
La Creación es un templo de entre cuyos pilares
hay palabras confusas que acertamos a oír;
pasa el hombre a través de los bosques de símbolos
que le observan con ojos habituados a vernos.

Leer Más

Poemas Escogidos: T.S. Eliot

LOS HOMBRES HUECOS
Un penique para el viejo Guy

I

Somos los hombres huecos
somos los hombres rellenos
apoyados uno en otro
la mollera llena de paja. ¡Ay!
Nuestras voces resecas, cuando
susurramos juntos
son tranquilas y sin significado
como viento en hierba seca
o patas de ratas sobre cristal roto
en la bodega seca de nuestras provisiones
Figura sin forma, sombra sin color,
fuerza paralizada, gesto sin movimiento;
los que han cruzado
con los ojos derechos, al otro Reino de la muerte
nos recuerdan —si es que nos recuerdan— no como
perdidas almas violentas, sino sólo
como los hombres huecos
los hombres rellenados.

Leer Más

Poemas Escogidos: Wallace Stevens

MAÑANA DE DOMINGO

I

Complacencias del batón, y tardío
Café y naranjas en una silla al sol,
Y la verde libertad de un papagayo,
Se mezclan en una alfombra para disipar
El sagrado silencio de los sacrificios antiguos. Ella sueña un poco, y siente la oscura Invasión de esa vieja catástrofe,

Como se oscurece una bonanza entre las luces del agua. Las vívidas naranjas y las brillantes alas verdes Parecen cosas en alguna procesión de los muertos, Serpenteando por las anchurosas aguas, sin ruido,

El día es como un agua anchurosa, sin ruido, Aquietado para que pasen sus pies que sueñan Sobre los mares, hacia una silenciosa Palestina, Dominio de la sangre y del sepulcro.

Leer Más