La taberna

taberna

A Maurice, el patrón de la taberna ¡Ay Carmela! le importaba un bledo si nos pasábamos la tarde jugando a las cartas, y consumíamos apenas un litro de morapio cuando estábamos escasos de plata, pues sabía que cuando abundaba lo gastábamos con agrado en su local.

Leer Más