Etiquetas

, , , , , ,

 

OBSERVANDO LA TRAMA

Por orden del rey se ha construido un laberinto para encerrar al Minotauro.

—Tenemos bajo control al enemigo —anuncia el pregón.

Me pregunto cómo surgió una bestia semejante.

A qué clase de individuo le convendría su desarrollo, alguna vez fue cachorro, alguien tuvo que alimentarlo.

Qué pasa si su majestad es un imbécil que trata con constructores mediocres, y el enemigo se descontrola, se escapa.

Y qué si el minotauro no existe. Si el monarca lo inventó para distraer la atención de la plebe, encubriendo un peligro mayor. Del que debería estar cuidándome.

ENEMIGOS

Atraviesan una espada en su vientre, el herido se arrastra, lo miran reptar.

Uno de ellos se impacienta, alza el arma.

—Todavía no —protestan los otros—, que sufra un rato más. Nos debe demasiadas.

El tiro es certero y la muerte, instantánea.

Quien disparó hace bromas procaces y ríe histéricamente. Sus carcajadas se pierden bajo el ruido escandaloso que provocan los otros victimarios, que ahora luchan entre sí; todos creen tener preeminencia para hurgar dentro del cadáver.

Muerto el hombre lobo, no es de extrañar que se maten entre ellos por una bala de plata.

PATRICIA NASELLO (Córdoba, Argentina, 28.09.59). Del libro NOSOTROS SOMOS ETERNOS, Editorial Libros al Albur, Sevilla 2015.

Patricia Nasello