Etiquetas

, , , ,

DEL ORIGEN DE LAS ESPECIES

Asistimos a la aparición en la Tierra de nuevos seres que ya han conquistado todos los continentes y la mayoría de los nichos ecológicos. Son gregarios y anemófilos, superan sin dificultad grandes distancias.
Los veo por la ventanilla del autobús, anémonas aerotransportadas, rebaños enteros, cual nómadas por el desierto. Individuos solitarios que se agitan ruidosamente aferrados a las escasas y esmirriadas plantas desérticas: a lo mejor es su modo de comunicarse.
Los especialistas sostienen que las bolsas de plástico constituyen un nuevo capítulo de la existencia, que trastocan los sempiternos hábitos de la naturaleza, pues se componen únicamente de superficie, por dentro están vacías, y que esa renuncia histórica a contener les reporta pingües beneficios evolutivos. Son rápidas y livianas; sus prensiles orejas les permiten agarrarse a objetos u órganos de otros seres ampliando así su espacio vital. Empezaron por los suburbios de las grandes ciudades y los vertederos de basura y han tardado un par de estaciones ventosas en llegar a provincias y descampados remotos. Se han apoderado de vastas extensiones de la Tierra: desde grandes cruces de autopistas hasta tortuosas playas desde, el espacio de delante de un centro comercial que acaba de cerrar hasta las óseas laderas del Himalaya. A primera vista parecen frágiles, débiles, pero no es más que una ilusión: son longevas, casi indestructibles; sus etéreos cuerpos tardarán unos trescientos años en descomponerse.
Nunca hemos tenido que enfrentarnos a una forma de existencia tan agresiva. Hay quienes opinan, en un arrebato metafísico, que en su naturaleza anida la vocación de hacerse con el mundo, de conquista de los continentes; como mera forma de búsqueda de un contenido del que, sin embargo, se aburre enseguida para volver a entregarse al viento. Que es un ojo errante perteneciente a un «allí» irreal, un observador misterioso que participa de ese panóptico. Otros, los que tienen los pies en la tierra, sostienen que hoy la evolución promueve formas etéreas capaces de poblar el mundo durante un breve lapso de tiempo, a cambio obtienen la omnipresencia.

OLGA TOKARCZUK (29.01.1962). El texto seleccionado pertenece al libro “Los errantes”, Anagrama 2019.