Etiquetas

, , , , ,

GORRIÓN PARA UN ENFERMO

E insomnio está ardiendo en su cama:
tose y maldice,
y la noche se dilata con los ojos abiertos, interminable.
Respira lento, como si respirar fuera algo complejo,
algo que estuviera aprendiendo.
Pero tú, que le conoces bien-, dejas un gorrión sobre su pecho.
Basta eso para que la noche avance y él se duerma.
Igual que cuando niño sólo ese gorrión le salva del abismo.

VUELO

Viene diminuta, vestida de huesos, anciano el paso, la cabe-
za aún erguida por el paseo, y cada gesto pronuncia un todavía.
Los años, la escasez y las injurias no han podido con ella. Se
detiene un segundo y me mira con firmeza, luego cruza un
mirlo y le atrapa la mirada, y se va con él mientras camina.
Sólo el viento, algún día, podrá con ella, pero cuando caiga
será como si volara.

BRUNO MESA (Santa Cruz de Tenerife, 1975). El micro pertenece al libro “Testigos de cargo”, PRE-TEXTOS, Poesía.