Los Pazos de Ulloa

Los Pazos de Ulloa, novela de Emilia Pardo Bazán, publicada en 1886, se adscribe a la corriente naturalista, que propugnaba Zola, pero contiene, además, elementos realistas e incluso de la llamada novela gótica. 

En realidad, la famosa novela forma parte de un díptico junto a La madre naturaleza, de 1887.

Ambientada en la Galicia rural decimonónica, retrata a la sociedad de la época. 

En cierto modo, la obra adopta cierta perspectiva naturalista católica, como pretendía la autora, pero no sólo. 

Aborda con acierto diferentes problemáticas como el caciquismo, tan característico de aquel entonces, las diferencias sociales y la lucha de la vida rural, o el papel de la mujer —en este sentido, especialmente destacable es el personaje de Sabela (mundo rural) en claro contraste con el de Nucha (mundo urbano)—, entre otras. 

Además, filosóficamente, cuestiona el determinismo, descartándolo, en gran parte, y apuesta por un realismo más integral, aunque con unos límites bien definidos, no obstante. 

Respecto al estilo, Pardo Bazán consigue hibridar con éxito el castellano, el gallego y el lenguaje propio de las comarcas rurales gallegas, matizando, incluso, tipográficamente algunas hablas características, a fin de que sean accesibles a cualquier lector. 

Sin duda alguna, un clásico de la literatura española del siglo XIX, que fue adaptado para la televisión por Gonzalo Suárez en 1985.


David Baró


Retratos, el nuevo libro de David Baró, lo conforman poemas que, al modo de pictóricos lienzos, eternizan el momento pasajero. En él se disecciona, metafóricamente, una sucesión de instantes congelados por siempre sobre el tiempo. Pequeños retazos en remembranza de fugaces sombras preteridas.

Toda la información en la Biografía de David Baró