El microrrelato de los viernes: Tres micros de Luna de perigeo

DUELO INFINITO

Sentados a una mesa, cuatro figuras envueltas en el humo de los cigarrillos juegan al póker. Modesto, acodado detrás de la barra, los observa. De vez en cuando agarra el vaso y se echa un trago de cazalla que cae en su estómago como un arponazo. Los cuatro hombres se cubren la cabeza con sombreros de fieltro.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Dos micros de David Vivancos Allepuz

david-vivancos
LOS TURISTAS

Hace cosa de dos meses apareció en el barrio una pareja de turistas. Él llevaba un plano en la mano y una cámara de fotos colgando del cuello y ella un vestido estampado y ligero. Nos llamó la atención ya que el nuestro es un barrio obrero y aquí no hay nada que ver, sólo calles bastante feas con bares y zapaterías.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Dos micros de “Los defectos de la anestesia”


SUCESOS MÁS O MENOS EXTRAÑOS

Había brotado en medio del huerto un imponente piano de cola. La noticia entró en la peluquería, atravesó la plaza y salió del bar.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Dos micros Kike Parra Veïnat

KIke Parra
HERIDAS

Le pregunto si le importa que fume. El hombre al que acabo de conocer esta noche, busca entre las revistas que tiene amontonadas junto al sofá, hasta dar con un encendedor. Me acerca el mechero encendido y le veo unos números grabados en la muñeca.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Dos micros de cambio de rasante

Victor Lorenzo grandeCONVIVENCIA

Al poco de compartir piso, dejaron de conversar como solían. Atrás quedaron aquellas largas charlas de madrugada, en las que iban conociéndose uno al otro, y más lejos todavía los cafés plagados de confidencias y secretos, sin relojes ni rutinas. Pasaron del cariño qué tal te ha ido el trabajo al silencio en apenas semanas, hasta acabar convertidos en dos extraños cohabitando bajo el mismo techo. Tanto llegaron a desconocerse que un día se encontraron en el pasillo, se presentaron y quedaron para cenar. Ahora, enamorados hasta la náusea, están pensando en irse a vivir cada uno a su casa.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Dos micros de La vida sin Murphy


LA SEGUNDONA

Siempre le sucedía lo mismo. Por más que intentaba anticiparse al movimiento de su rival, esta siempre era la primera en hacerlo, provocando, tal y como quedaba perfectamente reflejado en el reglamento, que tuviera que hacer los mismos gestos y aspavientos que la ganadora. Ella soñaba con que algún día vencería. Pobre ilusa, viviendo a ese lado del espejo, la medalla de plata era todo lo que podía conseguir.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Tres micros de Luna de perigeo

DUELO INFINITO

Sentados a una mesa, cuatro figuras envueltas en el humo de los cigarrillos juegan al póker. Modesto, acodado detrás de la barra, los observa. De vez en cuando agarra el vaso y se echa un trago de cazalla que cae en su estómago como un arponazo. Los cuatro hombres se cubren la cabeza con sombreros de fieltro.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Dos micros de David Vivancos Allepuz

david-vivancos
LOS TURISTAS

Hace cosa de dos meses apareció en el barrio una pareja de turistas. Él llevaba un plano en la mano y una cámara de fotos colgando del cuello y ella un vestido estampado y ligero. Nos llamó la atención ya que el nuestro es un barrio obrero y aquí no hay nada que ver, sólo calles bastante feas con bares y zapaterías. Porque otra cosa no, pero nos gusta ir bien calzados.

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Dos micros Kike Parra Veïnat

KIke Parra

Leer Más

El microrrelato de los viernes: Dos micros de cambio de rasante

Victor Lorenzo grande
CÁNSATE CONMIGO

No puedo quedarme collado: me gastas. Quiero hacer el humor contigo, que fallemos como animales. Y luego, si quieres, nos coseremos. Y haremos un viejo, donde tú profieras. Jamás me iré de tu lodo, por muy mal que lo posemos. Veremos la tela de plasma, tarados en el sofá, enlozadas las monas. Dedicaré mi veda a hacerte feliz. Y tendremos un ojo, o dos, y procuraremos que cometan los mismos horrores que nosotros. No te quedes ahí pirada. Ven. Sógame.

Leer Más